Nunca más olvidaré comprar la maldita bombilla

Cada día que llego a casa me acuerdo de que tenía que haber comprado la bombilla del lavabo al pasar por la ferretería. Esta situación, gracias a la tecnología, ya no tendrá por qué repetirse.Gracias a nuestro smartphone y a una app, es muy sencillo volver a ser seres contextuales más productivos y acordarnos de las tareas que tenemos que hacer justo en el instante o lugar preciso.

Continuar leyendo