“Desnúdate” para desconectar después del trabajo

Desconectar

El día ha sido muy estresante y necesitas desconectar. Interrupciones e imprevistos no te han dejado finalizar tu plan de tareas del día. Tienes que volver a casa porque una familia te espera. Pero tu mente sigue conectada al trabajo… ? Cómo desconectar ? “Desnúdate” y sigue leyendo.

Este situación me ha pasado tantas veces … No es fácil, pero se puede conseguir desconectar si sigues los siguientes hábitos que te recomiendo, en tres sencillos pasos.

1.- Asegúrate de no olvidar nada antes de desconectar

Dedica los últimos 5 minutos antes de salir del trabajo a documentar tu día y tus tareas pendientes. De esta forma conseguirás dos efectos muy beneficiosos:

  1. El descanso psicológico para tu mente. Ella ya sabe que no tiene que pensar más en lo que ha pasado hoy porque está todo apuntado en tu sistema seguro y confiable.
  2. Al día siguiente, y con renovadas energías, podrás retomar los temas al 100% solamente con leer tus propias notas.

2.- Empieza la desconexión en el trayecto

Ya estás volviendo del trabajo en coche, en transporte público o caminando, así que prepárate una rutina que sea de intensidad media para tu mente. Más que escuchar música, ya que creo que ese estado puede hacer que tus pensamientos vuelvan al trabajo, mis recomendaciones son las siguientes:

 

  • escucha un podcast para aprender otro idioma o sobre una temático o hobby que te interese especialmente (especialmente recomendado para la vuelta en coche)
  • lee un libro
  • lee feeds en tu móvil
  • escribe un post en tu blog (chsss, guárdame el secreto)
  • juega con el móvil
  • échate una cabezadita si tienes la capacidad para hacerlo

Esta concentración ligera te permitirá empezar a alejar de tu mente los temas laborales del día y estar preparado para la fase 3, y más importante, que te describo a continuación.

3.- Cinco minutos antes de llegar

En la última fase ya estás muy cerca de tu casa. Tal vez haces la última parte trayecto caminando o saliendo del parking. Mi recomendación es utilizar técnicas de meditación para llegar fresco y como nuevo a casa. La respiración es importante en la meditación y si la utilizas de forma combinada con esta técnica el efecto será mejor. Haz lo siguiente:

  • Con tu imaginación te vas a ir quitando la ropa y vas a llegar desnud@ a casa.
  • Cada pocos pasos, quítate de una pieza de ropa.
  • Mientras te la quitas mentalmente, piensa: este problema que he tenido hoy corresponde a esta chaqueta. Tira la chaqueta hacia atrás y por el rabillo del ojo la verás caer a cámara lenta y, poco a poco, la perderás de vista, como si se desvaneciera. Ese problema o tarea pendiente se quedará ahí, ya no te molestará más hasta el día siguiente o cuando tú decidas enfrentarte de nuevo.
  • Procede de esta forma con toda tu ropa hasta llegar a la puerta de tu casa. Cuando cojas la llave para entrar ya estarás desnud@ (mentalmente), todos los problemas, tareas pendientes y preocupaciones del día se habrán quedado por el camino y no van a entrar a tu casa a molestar.
  • Estás abriendo la puerta y piensas en cómo te miraría tu familia si entrarás desnudo. Sonríes al pensarlo. Entras alegre y repartes caricias, besos y abrazos a tus seres queridos, porque una persona renovada y focalizada en su familia y en su tiempo de ocio acaba de llegar a casa.

¿ Te cuesta relajarte y desconectar después del trabajo ? No eres el único. Deja un comentario explicándome cómo lo haces.

Foto por Cristian Badal Blasco, Licencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *