Hábitos productivos que te ayudan a seguir adelante

A veces la vida se complica. Te llueven los problemas y te cogen desprevenido. Los planes no valen. Ya estás en el suelo. Ahora, toca levantarse. ¿ Cómo seguir unos hábitos basados en las técnicas de productividad para conseguir volver a centrar tu vida ? Sigue leyendo para descubrirlo.

Hace mucho tiempo me encontré con este proverbio ruso. Escueto, directo y acertado:

Caer está permitido, levantarse es obligatorio.

Impactante, ¿ verdad ?. Las técnicas de productividad que voy describiendo en mi blog las puedes aplicar en tu trabajo, pero también las puedes aplicar en tu vida para afrontar los problemas de forma metódica. Al fin y al cabo, nuestro día está lleno de pequeñas tareas desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir. Algunas se pueden delegar, otras posponer. Pero en general, es posible que, sin darnos cuenta, nos encontremos tirando del carro de nuestra vida con demasiada carga y sin rumbo fijo.

Gestión de un hogar

La mayoría de las cosas que hacemos en casa se pueden organizar dentro de proyectos con tareas repetitivas. Es un rollazo tener que recoger después de cocinar, tener que limpiar las habitaciones, controlar las revisiones de luz y gas, tener controlada la nevera o planificar unas vacaciones. Usar los hábitos de productividad en estos ámbitos nos ayuda a que, básicamente, las tareas no se nos apelotonen.

Economía

Por ejemplo, yo utilizo un programa de economía doméstica. Una vez introducidos todos mis ingresos y gastos (los previstos), el programa es capaz de hacerme una proyección de los mismos y decirme cada día cuánto dinero voy a tener disponible durante los próximos 2 años. Claro, el dinero restante será para hacer frente a los otros gastos, los imprevistos (como las tareas imprevistas 🙂 De hecho, algún compañero me ha dicho que él siempre sabe cuánto dinero tendrá a final de mes: 0 €. Pero yo me siento mejor si miro mi gráfico y sé que me podré ir de vacaciones gastándome una cierta cantidad de euros sin que al cabo de unos meses mi economía se resienta. Es lo que se conoce comúnmente como planificar, teniendo en cuenta que los imprevistos van a acabar con tus soñadas vacaciones.

Algunos especialistas que escriben sobre productividad son reacios a planificar en detalle porque como ya sabemos es difícil predecir el futuro, pero yo creo que unos mínimos son imprescindibles.

Gestión de una crisis

Este es el punto principal. Tener crisis que nos arrastren hasta nuestro límite es algo que a cualquier le puede pasar en su vida (una separación, por ejemplo). Lo importante es poderse recuperar posteriormente, y para ello, lo mejor es ser muy metódico y gestionar bien todos nuestros @siguientes_pasos. Tener una lista con las cosas que debemos hacer le va a ayudar a nuestro cerebro a vivir un poco más tranquilo mientras dure la crisis.

Los hábitos de la productividad

¿ Qué me dice la metodología Getting Things Done™ de esta forma de proceder ? Si considero que un nuevo gasto es una nueva tarea, antes de ponerla en mi sistema (gastármelo) tengo que comprobar si realmente la tarea me va a hacer avanzar en mi proyecto (de vida). Así mismo, tengo que analizar el gasto y decidir su impacto en mi vida y en todos los proyectos que estoy realizando.

Si pensamos en proyectos que agrupen nuestras tareas del hogar, GTD también nos puede ayudar. Planificar nuestra compra semanal o decidir qué acciones son más importantes para seguir adelante. Pensar en los planes futuros y ver los objetivos de nuestra vida desde diferentes alturas.

En general, la metodología GTD nos puede ayudar a encauzar nuestros pensamientos y a seleccionar mejor nuestros siguientes pasos.


¿ Te ha gustado el post ? Me ha salido un poco la vena de psicólogo. Deja un comentario para discutir cualquier tema.

Foto: Rob Howells via Flickr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *