Mejora tus hábitos con técnicas Agile

Hábitos Agile

Agile se usa en la gestión de proyectos de desarrollo de software, pero también se puede adaptar para ayudarnos a fortalecer nuestros hábitos. Sigue leyendo para aprender a tener una vida más Agile.


¿ Que es Agile ?

Agile es una mezcla de metodologías que ha permitido resolver muchos de los problemas inherentes al desarrollo de software. Y es que, tal y como pasaba hace unos años con estos complejos proyectos, intentar recoger primero todos los requerimientos así como prever todo los riesgos posibles provocaba que un proyecto no durara menos de 2 años (analisys paralisys, o no empezamos nunca o tardamos demasiado). Cuando hoy, si no tenemos resultados en 2-3 meses, ya podemos darnos por muertos.

Principios agile relacionados con nuestros hábitos

Como veréis a continuación, algunos de los principios Agile nos pueden servir para mejorar hábitos en nuestra vida:

  • Planificación adaptativa: los planes no son para siempre; según lo que pase hoy, así deberemos continuar mañana. Esto suena a mi vida diaria …
  • Entrega de resultados lo antes posible: no me digas que no te frustras cuando pones esfuerzo y no obtienes resultados en un tiempo razonable …
  • Mejora continua: porque no conozco a nadie que cada día quiera hacer las cosas peor (aunque hay gente que lo consigue …)
  • Respuesta al cambio rápida y flexible: sin comentarios

En nuestra vida y en nuestro trabajo funcionamos por proyectos. Los hay más y menos ambiciosos o complejos: educar a un hijo y dejarlo listo para que tire los dados en la casilla de salida de su propia vida, planificar un viaje, mantener la casa limpia, comprar un coche o instalar la infraestructura necesaria para dar un servicio IT.

¿ Qué necesito tener claro ?

Agile, por su origen, está muy orientado a conseguir un producto. En nuestro caso, hablaremos indistintamente de productos o proyectos. Es necesario por tanto, tener claro los siguientes conceptos:

  • Product vision: es necesario visualizar el resultado al que quiero llegar. Si lo tienes claro y te lo crees, seguro que lo vas a conseguir. Es importante también que esta visión sea pública y que la puedas compartir con las personas relacionadas con tu proyecto, para que ellos la entiendan y la acepten.
  • Product backlog: todas las características que nos gustaría tener en nuestro producto (o proyecto). No todo será obligatorio, pero pensar en global nos ayudará a elegir qué características mínimas queremos cumplir (Agile recomienda tener un 80% de características obligatorias y un 20% de opcionales). Por ejemplo, en el caso de la educación de nuestro hijo podría ser:
    • que apruebe primaria, secundaria, que vaya a la universidad, que aprenda idiomas, ayudarle a buscar lo que le apasione, que aprenda a conducir, que consiga un trabajo, que forme su propia familia, que compre un piso (esta podría ser opcional 😅 )
  • Release: porque no podemos hacer nuestro producto o proyecto de golpe, tenemos que hacerlo en fases. No es lo mismo la infancia que la adolescencia, no es lo mismo empezar a bailar que especializarse en salsa.
  • Iteration: cada release se divide en partes más pequeñas llamadas iteraciones. Cada iteración suele durar entre 1 o 2 semanas. Fijaros la importancia de este corto tiempo: si conseguimos objetivos a tan corto plazo, seguro que nuestro proyecto avanzará hacia el éxito muy rápido. Por el contrario, plazos muy largos nos frustran en general al no visualizar los objetivos cumplidos.
  • Story points: cada iteración implica realizar un conjunto de tareas. Debemos tener muy claro cuánto me va a costar cada una, esfuerzo y tiempo podemos dedicar cada día a mejorar. Sin esta cifra, es imposible avanzar y cambiar nuestros hábitos productivos.
  • Iteration plan: cada iteración requiere un plan: qué vamos a hacer, qué dejaré de hacer si algo va mal, etc.

¿ Dónde fallamos al consolidar hábitos ?

Se me ocurren varios puntos que pueden impedir mantener los buenos hábitos y llevar los proyectos de vida por mal camino:

  1. Tal vez no tenga bien definido mi “producto”, es decir, qué quiero conseguir hoy, esta semana, el próximo mes o en mi vida en general. Conceptos que enlazan también con las diferentes visiones que tiene la metodología GTD. Es básico tener un objetivo claro para cada proyecto que emprendamos.
  2. Por no cumplir con la totalidad. No hace falta tener el 100% para haber casi conseguido nuestro objetivo. Gracias al product backlog, puedo tener un 20% de “fallos” pero seguir sintiéndome bien. Por eso es muy importante dejarnos claro a nosotros mismos cuales son nuestros factores de éxito sin exigirnos más de lo necesario.
  3. Por no pensar cómo voy a hacer las cosas. Planificar es complicado e incluso puede no servir absolutamente para nada, pero pensar y aplicar el sentido común es necesario. La planificación y descomposición de nuestros proyectos de vida es muy importante. Tenemos que tener claro qué tiempo podemos dedicar cada día a cada cosa, y de esta forma, estudiar cómo podemos avanzar adecuadamente sin sentir que estamos fracasando.
  4. Por hacer iteraciones muy largar. Es mejor poner objetivos pequeños a corto plazo que no grandes objetivos a largo plazo.

Te animo a continuación a dejar un comentario. Indica si conoces Agile, si lo has usado y si te parece interesante el enfoque que le doy en este post.

Foto: Chenxin Liu - Don Quichotte, Kitri - Prix de Lausanne 2010-7 edit con licencia CC 
Attribution-Share Alike 3.0 Unported, 2.5 Generic, 2.0 Generic and 1.0 Generic license.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *