Productividad y PNL: las aclaraciones importan